Educación ambiental – manifiesto

     Cada vez que un camión recolector lleva basura a un relleno sanitario – que es el mejor de los casos, ya que a menudo queda botada por ahí – Tú, Yo, perdemos una oportunidad. Ya comprendimos que para la fabricación de los papeles y cartones se necesitan árboles, que en el origen del plástico está el petróleo, valiosos recursos naturales. Esto nos indica o enseña que detrás de la chatarra hay valiosos metales y minerales y que su fabricación – al igual que el papel, el vidrio, el aluminio y el plástico – requiere mucha energía, agua, transporte y procesos contaminantes. Es decir, cada vez que evitamos botar algo a la basura, estamos contribuyendo al cuidado del entorno desde diversos puntos de vista. Nuestra acción de reducir, reutilizar o reciclar un material, disminuye los procesos productivos de materias primas vírgenes y, por el otro extremo, evitamos depositar más materiales en los rellenos sanitarios que nadie quiere tener en su vecindario.
     Educación Ambiental (de Tbilisi en 1977), es un proceso dirigido a desarrollar una población mundial que esté consciente y preocupada del medio ambiente y de sus problemas y que tenga los conocimientos, actitudes, habilidades, motivación y conductas para trabajar, ya sea individual o colectivamente, en la solución de los problemas presentes y prevención de los futuros.
     En Chile, la educación ambiental tiene una trayectoria que ha recogido e integrado las tendencias a nivel mundial. En 1998 se publicó la Política Ambiental Nacional, cuyo norte es el desarrollo sustentable del país y define la educación ambiental como una de sus líneas estratégicas para lograr dicha meta.
     El objetivo general de la educación ambiental está dado por la Ley de Bases del Medio Ambiente Nº19.300, cuyo mandato es realizar un proceso permanente y de carácter interdisciplinario, destinado a la formación de una ciudadanía que reconozca valores, aclare conceptos y desarrolle las habilidades y las actitudes necesarias para una convivencia armónica entre seres humanos, su cultura y su medio bio-físico circundante.
     Todos debemos contribuir, como consumidores, al reciclado de los materiales que integran nuestra vida diaria. Conservar los recursos naturales y mantener el equilibrio de la naturaleza es una obligación que tenemos que asumir para que las generaciones futuras también puedan disfrutar de un entorno saludable.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: